El sexo tántrico tiene su origen en el antiguo hinduismo y gira en torno a prácticas sexuales que se centran en crear una conexión profunda e íntima.

En este artículo, exploraremos qué es el sexo tántrico, los procesos para conocer el propio cuerpo y el de la pareja, cómo prepararse y cómo construir el momento tanto a solas como en pareja.

¿Qué es el sexo tántrico?

El tantra es una antigua práctica india que se remonta a más de 5.000 años. En sánscrito, la palabra tantra significa “entretejido”. Las personas que practican la meditación budista e hindú también pueden practicar el sexo tántrico como una forma de “entrelazar” lo físico con lo espiritual.

El sexo tántrico es una forma de sexo lenta y meditativa en la que el objetivo final no es el orgasmo, sino disfrutar del viaje sexual y las sensaciones del cuerpo. Su objetivo es mover la energía sexual por todo el cuerpo para su curación, transformación e iluminación.

Esta práctica aúna la espiritualidad y la sexualidad y hace hincapié en la importancia de la intimidad durante la experiencia sexual. Sin embargo, el tantra no se limita al placer sexual. Se trata más bien de celebrar el cuerpo y sentir una mayor sensualidad. La práctica entrelaza la espiritualidad, la sexualidad y un estado de atención plena. Fomenta una experiencia sensual que puede experimentarse en solitario o en pareja.

El objetivo del sexo tántrico

Puede haber toda una serie de objetivos y expectativas en torno al sexo que nos presionan para ser de una determinada manera, así como rutinas y hábitos que nos mantienen atascados en la rutina sexual. El tantra consiste en tirar todo eso por la ventana y empezar de nuevo con la mente de un principiante, redefiniendo el sexo para que sea más una cuestión de intimidad, conexión y posibilidad de juego que una carrera hacia el orgasmo o una casilla que hay que marcar. Cuando dejas de lado objetivos como “excitar a alguien” o lograr algo en particular, hay literalmente un espacio infinito para el descubrimiento y una gama tan amplia de lo que es posible.

Conocer el propio cuerpo.

El sexo tántrico anima a las personas a conocer su propio cuerpo y a ponerse en sintonía con él. Al comprender el deseo del propio cuerpo, uno puede incorporarlo durante el sexo con su pareja. Esto puede conducir a una mayor satisfacción sexual y a orgasmos más intensos.

Para entender lo que el propio cuerpo desea, puede ser útil practicar el amor propio tántrico o la masturbación. Si una persona se da cuenta de que tiene bloqueos emocionales en torno al auto-tacto, debe ser curiosa y amable consigo misma mientras explora lo que le impide conocer su propio cuerpo más íntimamente. Cuanto más conozca una persona su cuerpo y sus zonas de placer, más probable será que tenga una experiencia sexual satisfactoria.

Sin embargo, si alguien no desea masturbarse y tiene una pareja, puede sentirse más cómodo aprendiendo sobre su propio cuerpo a través del sexo en pareja.

Conocer el cuerpo de la pareja.

El sexo tántrico consiste en honrar el propio cuerpo y el de la pareja. Dedicar tiempo a conocer el propio cuerpo y el de la pareja puede ayudar a que la experiencia sea satisfactoria para ambas personas.

Una persona puede considerar la posibilidad de dar a su pareja un masaje lento y completo para conocer su cuerpo y ayudar a despertar su energía sexual. Esto también puede ayudar a la persona a sintonizar con los deseos de su pareja.

Como ocurre con cualquier actividad sexual, si en algún momento una persona o su pareja se sienten incómodos, la actividad debe detenerse.

Beneficios del sexo tántrico

El sexo tántrico puede ofrecer una gran variedad de beneficios:

1.Te libera de las expectativas.

Muchas personas se acercan al sexo con ciertas expectativas o preocupaciones; por ejemplo, la expectativa de que se produzca la penetración o la preocupación de si usted o su pareja alcanzarán el clímax. El objetivo del sexo tántrico es liberarte de esas expectativas. Puedes disfrutar de la sexualidad tántrica con o sin penetración, orgasmo o incluso con una pareja. Dejar ir estas expectativas puede ayudarte a relajarte y a disfrutar del momento presente, promoviendo un mayor bienestar espiritual en torno a la experiencia sexual.

2.Fomenta la atención plena.

Desde el trabajo hasta las finanzas, todo el mundo hace malabares con muchos factores de estrés diarios. Estas preocupaciones y factores de estrés pueden acabar invadiendo el dormitorio, dificultando dar o recibir placer sexual. El sexo tántrico trabaja para liberarte de las distracciones y centrarte en tu cuerpo (o en el de tu pareja), ayudándote a centrarte en el momento presente, aprovechar tu energía sexual y permitirte disfrutar de un mejor sexo.

3.Puede conducir a una conexión más profunda.

Tanto si exploras la sexualidad tántrica con tu pareja como si lo haces por tu cuenta, esta práctica puede hacer que estés más en sintonía con la experiencia sexual. A través de la respiración, los masajes o los métodos basados en la pareja, como el contacto visual, puedes establecer una conexión más profunda contigo mismo o con tu pareja para disfrutar de una experiencia más íntima.

4.A menudo se prolonga el coito.

El sexo tántrico busca una interacción lenta y reflexiva que permita explorar y relajarse en lugar de precipitarse hacia el orgasmo. Desde las largas sesiones de juegos preliminares hasta el “edging” (una práctica sexual que implica ciclos de estimulación intensa mientras se retrasa el clímax para aumentar el placer), el sexo tántrico suele durar más que las relaciones sexuales tradicionales.

¿Qué ocurre durante el sexo tántrico?

El sexo tántrico implica una amplia gama de actividades eróticas, no todas ellas con el mismo tipo de penetración y estimulación física de las zonas erógenas que la mayoría de la gente asocia con el sexo. Una sesión típica de tantra implica los reinos sutiles del sexo, incluyendo abrazos lentos, caricias suaves, estar presente dentro del cuerpo y centrarse en el movimiento de la energía entre los cuerpos de la pareja.

A veces, durante el sexo tántrico, apenas te mueves y la atención se centra en la dimensión meditativa y devocional. Si te relajas y te tomas las cosas con calma, o aumentas y reduces la velocidad de la acción, puedes hacer el amor durante horas, y el placer puede seguir aumentando. Las personas con pene también pueden explorar prácticas como el “edging” (acercarse al orgasmo y retroceder), que aumenta su capacidad para durar más y mantener el placer antes de llegar al orgasmo.

Dicho esto, toda la energía sexual puede ser tántrica cuando se hace con conciencia. El sexo tántrico puede sumergirse en los espacios crudos, intensos y animales, donde la inteligencia instintiva del cuerpo toma el control y uno está ciego al placer. La dominación y la sumisión también pueden ser tántricas.

El trabajo de la respiración también es fundamental para el sexo tántrico; las personas pueden utilizar su respiración y su conciencia para mover la energía sexual por todo el cuerpo, despertando su capacidad de placer en todo el cuerpo (en lugar de un placer localizado específicamente en los genitales).

¿Cómo realizar un sexo tántrico con la pareja?

Si tú y tu pareja queréis experimentar con el sexo tántrico, consulta estos consejos básicos para empezar:

1. Prepara un espacio seguro.

Siempre hay que practicar el sexo tántrico en un espacio que se sienta cómodo y sagrado. Elige una habitación de tu casa y prepárala limpiando, atenuando las luces, encendiendo velas o incienso y poniendo música relajante. Para prepararse para el acto, tú y tu pareja debéis ducharos y buscar algo que os haga sentir relajados y sensuales. Apaga o silencia tus teléfonos para evitar distracciones y mantenerte en el momento presente.

Establece intenciones para esta sesión de intimidad, como: “Mi intención es mostrarte con mi cuerpo lo mucho que te quiero” o “Tengo curiosidad por explorar profundamente la recepción”

2. Mirar a los ojos.

En la poderosa mirada de tu pareja, no hay ningún lugar donde esconderse, y practicas revelarte completamente al otro con todo lo que sientes y todo lo que eres. Lo ves completamente y al mismo tiempo te dejas ver.

Siéntate recto sobre una almohada o una silla mirando a tu pareja. Puedes mirar ojo izquierdo a ojo izquierdo o simplemente mirar suavemente a ambos ojos, y también puedes tomarte de las manos si lo deseas. Deja que el amor que hay en tu corazón brille a través de tus ojos. Mirando a tu amado, ve la chispa divina en sus ojos, maravillándote de la fuerza vital pura que los anima. Siente lo sagrado de este simple momento juntos.

Inténtalo durante dos minutos. Observa qué emociones o sensaciones surgen, o si sientes la tentación de apartar la mirada. No se trata de un concurso de miradas, así que siempre puedes cerrar los ojos durante unos segundos y volver a abrirlos.

3. Circuito de manos en el corazón.

Este circuito suele fluir muy bien después de la mirada. Mientras estáis sentados uno frente al otro con una mirada suave, llevad vuestras manos a vuestro propio corazón y respirad hacia arriba en vuestro corazón. Cuando sientas el amor que brota en tu corazón por tu pareja, cruza y coloca tu mano derecha en el corazón de tu pareja (con consentimiento), y ella puede colocar su mano derecha en tu corazón. La mano izquierda de cada persona cubre entonces la mano de su propio corazón. Sincroniza tu respiración, con respiraciones lentas, profundas y nutritivas. Al inhalar, recibe el aliento y el amor en tu propio corazón, y al exhalar, envía ese amor desde tu corazón hacia tu brazo derecho y hacia el corazón de tu pareja, haciendo un circuito de amor y energía que fluye entre vosotros. Hazlo durante unas 10 respiraciones.

4. Añade más juegos previos físicos.

Cuando hayas establecido una conexión significativa, puedes añadir más juegos físicos previos para aumentar la excitación sexual. Los besos profundos y lentos o los masajes tántricos sensuales son formas estupendas de aumentar la experiencia tántrica.

Los masajes tántricos son otra parte poderosa del sexo tántrico, que puede ser la clave de los orgasmos múltiples tanto para las personas con clítoris como para las personas con pene. En un masaje tántrico, uno de los miembros de la pareja se limita a tumbarse y recibir, teniendo la oportunidad de sintonizar con su placer y energía sexual y ver cómo quiere abrirse paso a través de su cuerpo, mientras el otro mueve sus manos lenta y meditadamente a lo largo de su cuerpo para dejarle sentir cada nueva sensación.

Considere la posibilidad de probar el masaje yoni (un masaje tántrico para la vagina y el clítoris), el masaje lingam (un masaje tántrico para los penes) y el juego tántrico con los pezones.

5. Llega hasta donde te sientas cómodo.

El sexo tántrico no tiene por qué culminar con la penetración. Consulta con tu pareja para determinar sus expectativas para la sesión. Si tú y tu pareja queréis tener relaciones sexuales, empezad con la posición yab-yum, una posición sexual que representa la unión de las energías masculinas, penetrantes (Shiva), y las energías femeninas, receptivas (Shakti). Cada miembro de la pareja puede desempeñar cualquiera de los dos papeles, independientemente del sexo. Para el yab-yum, la pareja penetrante se sienta con las piernas cruzadas, mientras que la pareja receptiva se sienta en su regazo con las piernas rodeando la parte baja de la espalda. Además del yab-yum, explora cualquier posición, lubricante o juguete sexual que os guste a los dos. Durante el coito, intenta seguir respirando profundamente, siendo consciente del placer de tu cuerpo y moviéndote a ritmos lentos y significativos.

6. Experimenta con los bordes.

El sexo tántrico va más allá del orgasmo; en una sesión de sexo tántrico no es necesario llegar al orgasmo. Si quieres prolongar el placer, prueba el “edging”, una técnica sexual en la que se llega al borde del clímax en ciclos, retrasando el orgasmo para aumentar el placer. El “edging” con una pareja le permite controlar su liberación y puede dar lugar a un mayor placer en el momento del clímax.

¿Cómo se realiza el sexo tántrico en solitario?

Aunque puedes realizar el sexo tántrico con una pareja, también puedes experimentar el placer del tantra durante la masturbación en solitario. Aquí tienes algunos consejos para empezar:

1. Prepárate.

Siempre debes practicar el sexo tántrico en un espacio que te resulte cómodo y sagrado. Elige una habitación de tu casa y prepárala limpiando, atenuando las luces, encendiendo velas o incienso y poniendo música relajante. Para prepararte, dúchate y elige un atuendo que te haga sentir relajada y sensual. Apaga o silencia el teléfono para evitar distracciones y mantenerte en el momento presente.

2. Siente tu respiración.

La respiración desempeña un papel fundamental en el estado de ánimo y la atención plena. Primero, coloca una mano en el estómago y la otra en el pecho, luego inhala profundamente por la nariz y exhala lentamente por la boca. Siente cómo el abdomen se expande y se contrae con cada respiración profunda.

3. Explora tu cuerpo.

Utiliza tus manos para explorar diferentes partes de tu cuerpo en un masaje tántrico íntimo. Dedica tiempo a masajear el cuello, el pecho, el estómago y el interior de los muslos, así como los brazos, la cara y los tobillos. Mientras exploras todo tu cuerpo, fíjate en las diferentes sensaciones que sientes en la zona de la ingle y el suelo pélvico.

4. Ve tan lejos como quieras.

El sexo tántrico no tiene por qué culminar en un orgasmo, así que siempre puedes detener el proceso si te sientes satisfecha. Si quieres continuar, puedes empezar a masturbarte, moviéndote lentamente. Puedes incorporar juguetes, lociones y diferentes posiciones, pero recuerda respirar profundamente, permaneciendo atento al placer de tu cuerpo mientras te mueves a ritmos lentos y significativos.

5. Experimenta con los bordes.

Para alargar el placer y retrasar el orgasmo, prueba el “edging”, una práctica sexual en la que se llega al borde del clímax y se retrasa el orgasmo para prolongar el placer. El “edging” te da el control total del placer de tu cuerpo, permitiéndote desbloquear un orgasmo en el momento que elijas.

Preguntas frecuentes

P: ¿Cualquiera puede practicar el sexo tántrico?

Sí. Hay elementos del tantra que pueden funcionar para la mayoría de la gente, incluso si no crees necesariamente en la idea del tantra e incluso si eres LGBTQ+, discapacitado o soltero. Así es, ¡puedes incorporar el tantra a tus sesiones de sexo en solitario!

P: ¿Necesito consultar a un gurú para aprender sobre el sexo tántrico?

Si no eres muy autodidacta y quieres explorar más los conceptos no sexuales (espirituales) del tantra, entonces puede ser beneficioso buscar un gurú que pueda guiarte. Sin embargo, si te resulta extraño hablar de sexo con otros o simplemente prefieres explorar el tantra por tu cuenta, no es necesario un gurú.

P: ¿Qué importancia tienen las posturas sexuales en el sexo tántrico?

Las posiciones sexuales que se sugieren aquí y en otras guías de sexo tántrico pueden ayudarte a sacar el máximo provecho de las prácticas tántricas, como el intercambio de respiración o el movimiento de energía a través de tu cuerpo y el de tu pareja.

Sin embargo, puedes lograr muchos de estos mismos objetivos a través de otras posiciones. Es más importante que tengas una mentalidad tántrica que que te ciñas a una lista de posiciones sexuales tántricas.

P: ¿El Tantra hace que se tengan orgasmos más fuertes?

No podemos garantizarlo, pero algunas personas afirman tener orgasmos más fuertes con el sexo tántrico. Tendrás que probarlo tú mismo y ver. Lo que sí hace el tantra es animarte a probar cosas nuevas, a estar en el momento, a tomarte más tiempo para conectar con tu pareja, todo lo cual puede hacer que el orgasmo sea más probable/fácil y potencialmente más intenso.

P: ¿Es el tantra lo mismo que el Kama Sutra?

No exactamente, pero ambos están relacionados. El tantra procede de las tradiciones budista e hindú, así como de algunas tradiciones indias. El tantra se centraba en la educación mucho antes de que el término se asociara con la religión o el sexo. Las lecciones y la educación se entretejían en la vida de una persona.

Por otro lado, el Kama Sutra es un antiguo texto sánscrito sobre el sexo y el erotismo que fue escrito por Vatsyayana entre los siglos II y IV de nuestra era. De hecho, se asemeja al tantra en el sentido de que enseña nuevas formas de pensar y vivir, lo que incluye la sexualidad. Juntos, los conceptos de tejido y sexo (“Kama”) constituyen la esencia de la vida.

P: ¿Ayuda el tantra con los traumas sexuales o el TEPT?

Algunas personas informan del alivio de los síntomas causados por el TEPT u otras afecciones cuando comienzan a practicar el tantra. Lo que puede hacer que el tantra sea eficaz es que incorpora elementos de atención plena o conciencia del momento. La atención plena puede ser útil para aliviar esos síntomas, ya que ha sido útil para personas que padecen un trastorno límite de la personalidad, dependencia de sustancias, estrés y ansiedad, y un trastorno depresivo mayor.

El mindfulness también puede ser beneficioso para los supervivientes de traumas, según algunos estudios. Sin embargo, algunas personas pueden descubrir que el mindfulness puede intensificar los síntomas del TEPT. Si estás preocupado, lo mejor es que hables con tu médico o proveedor de salud mental para ver si el mindfulness es la práctica adecuada para ti.

Conclusión

El sexo tántrico es una práctica sexual meditativa que anima a las personas a centrarse en las conexiones mente-cuerpo. Esto puede conducir a experiencias sexuales satisfactorias y a una mayor intimidad.

Al prepararse para el sexo tántrico solo o con una pareja, es bueno reservar un tiempo y encontrar un entorno cómodo. Esto puede ayudar a las personas a concentrarse plenamente en la experiencia.

La respiración es un componente clave del sexo tántrico, ya que ayuda a la persona a centrar su mente y a estar en sintonía con su cuerpo. El sexo tántrico en pareja fomenta la sincronización de la respiración para promover la conexión y la intimidad.